Publicado: 22 de Febrero de 2017 a las 16:13

Pulir y abrillantar, así como lijar y barnizar son los dos procesos que se utilizan para restaurar las ópticas dañadas.
A medida que el diseño de los vehículos va evolucionando, los faros y pilotos también lo hacen, con posiciones más horizontales en las ópticas delanteras que les hace estar más expuestos a agentes meteorológicos y rayos ultravioletas, provocando que se vuelvan opacas y dejen que pasar menos luz.