Publicado: 28 de Marzo de 2017

Las escobillas son uno de los elementos esenciales de un vehículo para tener una conducción segura en días de lluvia. Por ese motivo, es necesario recordar que tenerlas en mal estado reduce la visibilidad al volante.

Además, unas escobillas deterioradas, pueden rayar el parabrisas, lo que genera la fatiga visual del conductor, perdiendo nitidez en su visión.

Por otro lado, hay una serie de señales que indican la necesidad de renovar las escobillas. El ruido que se produce cuando están en funcionamiento es uno de estos indicadores, ya que es posible que la goma se haya quedado dura o que estas hagan demasiada presión y salten sobre el cristal.

En el caso de que dejen marcas de humedad, impurezas o estrías, el dueño del vehículo debe saber que es posible que la goma se haya cuarteado como consecuencia de las temperaturas extremas.

Por último, si al pasar el dedo por el filo de la escobilla se perciben cortes o rugosidades es una señal clara de que se deben sustituir por otras nuevas.